Curando barro

olla barroEs muy importante preservar prácticas de la cocina tradicional por muchas razones: enriquecer nuestro entorno cotidiano con actividades del pasado, preservar parte de la  historia familiar y de las técnicas que comprende la gastronomía mexicana.
Si bien es entrañable mantener vivas estas prácticas, también lo es el conocer el origen y sentido de ciertas prácticas para evitar que se diluyan en la memoria.
Hablemos hoy de “curar” las ollas de barro antes de usarse por primera vez.
Las ollas de barro que se utilizan para cocinar generalmente cuentan con algún acabado que les da su apariencia brillante y funciona como protección cuando se somete a altas temperaturas.
Hay varias formas de curar una olla de barro pero la que me parece menos complicada es la siguiente:
Hacer una mezcla ligeramente espesa con cal y agua y esparcirla sólo en la base de la olla, en la parte exterior. Una vez seca, ya se puede usar. El uso irá calcinando la capa de cal incrustada, lo que protege y prolonga la vida de la olla. Se puede volver a curar la olla cuando haya desaparecido parte de la placa.

Algunos tmbién frotan el interior de las ollas con dientes de ajo pero no es una práctica extendida, como sí lo es la de proteger por fuera la base de la olla.

2 pensamientos en “Curando barro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s