Glosario de cortes vegetales II

Gajos
Se utiliza para los vegetales cilíndricos o redondos. Primero se corta por la mitad (a lo largo) y luego –también a lo largo– cada mitad se corta en 2, 3 ó 4 partes iguales.

Brounoise
Brunuá para los cuates. Se cortas las hortalizas o tubérculos en cubos muy pequeñitos, de unos 3 milímetros. Este corte se usa mucho para hacer sopas con cebolla, nabo o papas.

Macedonia
Este corte forma cubos grandes como de 1 centímetro por lado. Se usa más en frutas.

brunoise

Glosario de cortes para vegetales I

Bastón: Es un corte largo, de 5 a 7 centímetros y más o menos con 1 de ancho. Se utiliza principalmente para las guarniciones. Primero debes cortar las rodajas para terminar sacando los bastones.
Juliana: Este corte consiste en sacar tiras muy finitas: delgaditas y de entre 3 ó 5 centímetros de largo.
Rodajas: Cortes como tajadas. Pueden ser redondas o sesgadas, depende del vegetal que se corte.

vegetales cortados

¡Así de fácil!

Cocinar es una actividad compleja y gratificante. Lo mejor es cuando nos damos la oportunidad de experimentar nuevos platillos o hacerles alugnas variaciones para hacer nuestra propia versión de alguna receta. Nada complicado pero te recomiendo estos detalles para que sea más placentero el proceso y suculento el resultado:
Estudia la receta.
No quiere decir que te la debas aprender al derecho y al revés antes de cocinar, no. Date el tiempo de leer por completo la receta para tener claros los pasos que debes seguir en la elaboración, saber si algo te hace falta o si hay alguna técnica o procedimiento que desconoces.
Antes de cocinar.
El trabajo en la cocina comienza antes de tomar siquiera un utensilio: el chuchillo, la tabla de picar o la cuchara. Es importantísimo que antes de comenzar a cocinar, pongas cerca y en orden todos los ingredientes que necesitarás para el platillo que vas a realizar. Verás que es más fácil concentrarse en lo que haces y será mucho más divertido.
En la lumbre
Vegetales.
Para que las verduras conserven su color, debes de sumergirlas en agua fría inmediatamente después de haberlas hervido.
Freír
Cuando queremos hacer una fritura, es decir, cocer determinado alimento sumergiéndolo en aceite caliente, debemos obtener alimento crujiente y seco. No es tan difícil, sólo hay que asegurarse de que el aceite ya esté caliente antes de sumergir lo que deseamos freír.
¿Cómo hacerlo? Sumerge una palita de madera en el aceite, si se hacen pequeñas burbujas alrededor de ella: adelante, está lista.
Pasta
Cuando la pasta se haya cocido, antes de colarla, retira una taza del agua en la que se coció y utilízala para hacer la salsa. El almidón que queda en el agua le aporta cuerpo a la salsa.
cocinar

5 consejos de limpieza para la cocina

1. Utiliza aceite de bebé para pulir los muebles de acero inoxidable de la cocina. Quedarán como nuevos y sin rayones.

2. Pon la mitad de un limón en el refrigerador para que huela bien todo el tiempo.

3. Mantén afilados los cuchillos de cocina, así no necesitas tanto esfuerzo a la hora de usarlos y se reducen los accidentes.

4. ¿Se tapó el fregadero? Vierte lentamente una botella de vinagre blanco con 3 cucharadas de bicarbonato y verás cómo se arregla.

5. Cuando estés cocinando, ocúpate todo el tiempo en mantenerla en orden e ir lavando poco a poco lo que vas utilizando. Así, después de cocinar no tendrás que dedicar mucho más tiempo a limpiar. 6-small-country-kitchen

De colores

Las tablas de corte que se utilizan en las cocinas profesionales se usan para evitar la contaminación de los alimentos y eliminar el riesgo de infecciones alimentarias.
Las tablas son de colores y cada uno es para el uso exclusivo de ciertos productos. Los alimentos que están destinados según los dintintos colores son los siguientes:
• Tabla de corte blanca: Pastas, quesos, pan, bollería.
• Tabla de corte verde: Frutas y verduras.
• Tabla de corte amarilla: Carnes blancas (pollo, pavo…)
• Tabla de corte azul: Pescados y mariscos.
• Tabla de corte roja: Carnes rojas (ternera, cordero…)
• Tabla de corte marrón: Carnes cocinadas.

colores_tablas_corte

Decálogo de la sopa

1. La sopa forma parte de la tradición culinaria universal. Su origen data del 500.000 a.C., cuando el hombre descubrió el fuego y empezó a sumergir los alimentos en agua caliente para que se ablandaran antes de ingerirlos. Fue así como nació la sopa, una preparación culinaria que se empezó a consumir en el siglo I, siendo muy popular en la Edad Media hasta hoy.

2. Contribuye a una alimentación variada. Con pescado, carne, arroz, hierbas aromáticas, ajo y verduras, la combinación de los alimentos hace de la sopa un alimento versátil y equilibrado. En la sopa podemos introducir todos los grupos de alimentos, combinados de forma idónea y en cantidades reducidas, contribuyendo así a una dieta equilibrada, variable y saludable.

3. Hidrata el organismo y ayuda a recuperar los minerales esenciales. La sopa es un alimento que contribuye a la ingesta de líquido, cubriendo así la necesidad de hidratar y recuperar los minerales perdidos para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

4. Es un alimento económico y sobrio. Tradicionalmente la sopa ha sido la forma más corriente de alimentación de la gente de escasos recursos económicos. La idiosincrasia de la sopa permite aprovechar el líquido de cocción de vegetales, añadir ingredientes que se tengan a mano y de esta forma disminuir su costo, obteniendo un plato abundante y nutritivo.

5. Rica en vitaminas y minerals, la sopa favorece el aprovechamiento de los micronutrientes -vitaminas y minerales- que se hallan en vegetales, carnes y pescados utilizados en su elaboración.

6. Tiene un gran poder saciante. La sopa favorece la sensación de saciedad, reduciendo así la posible ingesta de otros alimentos, lo que se traduce en una disminución total de energía y permite mantener un buen control de peso.

7. Es fácil de digerir. Al calentar a altas temperaturas los alimentos que se incluyen en la sopa, estos se ablandan y son más fáciles de digerir. Por ello resulta un alimento ideal para los niños a los que se les introduce alimentación sólida y personas mayores que en ocasiones tienen problemas de este tipo.

8. Es un alimento sano y seguro. En el proceso de elaboración de la sopa sometemos los alimentos y el agua al punto de ebullición destruyéndose así los microorganismos comunes a carnes, aves y vegetales crudos. De este modo proporciona una total higiene y seguridad, por la eliminación de posibles bacterias en los alimentos que la componen.

9. Se puede consumir todo el año. La sopa es un alimento tradicionalmente asociado al invierno, sin embargo, podemos tomarla todo el año. La estacionalidad de los diversos ingredientes nos permite elaborar sopas sabrosas, variadas y adecuadas a la temporada, aprovechando lo mejor de cada estación.

10. Buena para todas las edades, embarazadas y deportistas. La sopa nos permite alcanzar parte de las recomendaciones diarias nutritivas en cada una de las etapas de la vida -niños, adultos y personas mayores- y también es muy recomendable para embarazadas y deportistas.

Información de http:// fdmed.org
sopas