Decálogo de la sopa

1. La sopa forma parte de la tradición culinaria universal. Su origen data del 500.000 a.C., cuando el hombre descubrió el fuego y empezó a sumergir los alimentos en agua caliente para que se ablandaran antes de ingerirlos. Fue así como nació la sopa, una preparación culinaria que se empezó a consumir en el siglo I, siendo muy popular en la Edad Media hasta hoy.

2. Contribuye a una alimentación variada. Con pescado, carne, arroz, hierbas aromáticas, ajo y verduras, la combinación de los alimentos hace de la sopa un alimento versátil y equilibrado. En la sopa podemos introducir todos los grupos de alimentos, combinados de forma idónea y en cantidades reducidas, contribuyendo así a una dieta equilibrada, variable y saludable.

3. Hidrata el organismo y ayuda a recuperar los minerales esenciales. La sopa es un alimento que contribuye a la ingesta de líquido, cubriendo así la necesidad de hidratar y recuperar los minerales perdidos para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

4. Es un alimento económico y sobrio. Tradicionalmente la sopa ha sido la forma más corriente de alimentación de la gente de escasos recursos económicos. La idiosincrasia de la sopa permite aprovechar el líquido de cocción de vegetales, añadir ingredientes que se tengan a mano y de esta forma disminuir su costo, obteniendo un plato abundante y nutritivo.

5. Rica en vitaminas y minerals, la sopa favorece el aprovechamiento de los micronutrientes -vitaminas y minerales- que se hallan en vegetales, carnes y pescados utilizados en su elaboración.

6. Tiene un gran poder saciante. La sopa favorece la sensación de saciedad, reduciendo así la posible ingesta de otros alimentos, lo que se traduce en una disminución total de energía y permite mantener un buen control de peso.

7. Es fácil de digerir. Al calentar a altas temperaturas los alimentos que se incluyen en la sopa, estos se ablandan y son más fáciles de digerir. Por ello resulta un alimento ideal para los niños a los que se les introduce alimentación sólida y personas mayores que en ocasiones tienen problemas de este tipo.

8. Es un alimento sano y seguro. En el proceso de elaboración de la sopa sometemos los alimentos y el agua al punto de ebullición destruyéndose así los microorganismos comunes a carnes, aves y vegetales crudos. De este modo proporciona una total higiene y seguridad, por la eliminación de posibles bacterias en los alimentos que la componen.

9. Se puede consumir todo el año. La sopa es un alimento tradicionalmente asociado al invierno, sin embargo, podemos tomarla todo el año. La estacionalidad de los diversos ingredientes nos permite elaborar sopas sabrosas, variadas y adecuadas a la temporada, aprovechando lo mejor de cada estación.

10. Buena para todas las edades, embarazadas y deportistas. La sopa nos permite alcanzar parte de las recomendaciones diarias nutritivas en cada una de las etapas de la vida -niños, adultos y personas mayores- y también es muy recomendable para embarazadas y deportistas.

Información de http:// fdmed.org
sopas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s