5 tips para cocinar pescado

02020-cocinar-pescado-plancha-tener-plancha

1. Descongelar. Sácalo del congelador y ponlo en la parte baja del refrigerador la noche antes de que lo vayas a cocinar. No lo sumerjas en agua, ni lo dejes fuera del refrigerador para que no se rompa lo que llamamos “la cadena de frío” que preserva la carne.

2. Descamar. Sumérgelo en agua hirviendo por unos segundos e inmediatamente después repite la operación pero en agua fría, así será más fácil desprender las escamas. Luego raspas la piel con un cuchillo en el sentido contrario al nacimiento de las escamas.

3. Quitar la piel. Frota el pescado con sal gruesa.

4. Al vapor. Una la cacerola con aceite de oliva, luego pones el agua necesaria para la cantidad de pescado. El secreto está en introducir el pescado hasta que el agua esté hirviendo, así no se pegará.

5. Rebozado. Primero remoja el pescado en leche, luego lo enharinas; la forma más sencilla es poner harina dentro de una bolsa, meter el pescado y agitar. Por último lo sumerges en la mezcla. Para que quede crujiente, recuerda que el aceite debe estar bien caliente.

Llegó la Cuaresma

 

Ya estamos listos con el recetario ideal para la temporada. Así que es importante saber cómo elegir el pescado para que tus recetas queden a las mil maravillas.

Estos son los detalles en los que te debes de fijar:

Ojos: Esféricos, ligeramente protuberantes y transparentes. Entre más negra y brillante sea la pupila del pescado, es más fresco.

Escamas y piel: la piel es resbaladiza, suave y brillante. Tiene muchas escamas. Si notas que está decolorada la piel, es mejor que no lo compres.

Carne: firme y elástica.

Olor: Es un olor parecido a la humedad, sabemos que el olor del pescado es intenso pero si el que tiene es agrio, ¡cuidado! no lo compres.

 

Bien, teniendo esto en mente, ahora sí; vámonos al mercado. Pescado