5 cosas que te gustará saber del pescado

La proporción de masa muscular es mayor pues tiene sólo la cuarta parte de tejido conjuntivo en comparación con la carne de res. (El tejido conjuntivo es el que une los músculos)
Las fibras musculares son muy cortas, por lo que la carne resulta más tierna.
Exige una cocción corta y suele contener poca materia grasa; en consecuencia, se digiere con facilidad.
Presenta muchos menos vasos sanguíneos y pocos pigmentos o incluso ninguno. El pescado es, pues, casi siempre blanco.
La grasa del pescado se compone, en su mayor parte, de ácidos grasos poliinsturados omega-3 beneficiosos para la salud.
tiroides

Descongelar alimentos

Congelar alimentos es una gran técnica de almacenamiento, sobre todo en esta época con poco tiempo para dedicar a la tareas de casa.

Congelar nos permite limpiar y porcionar insumos, preservarlos e irlos administrando según nuestras necesidades o la planificación. Aquí viene una parte crucial para los alimentos  que han sido congelados, la descongelación debe ser cuidadosa para que los alimentos se consuman sin riesgo alguno.

Te aconsejamos tomar en cuenta lo siguiente:

Asegúrate que la temperatura del congelador esté a -4ºC

Solamente descongela lo que vayas a consumir.

Una vez que sacas del congelador la comida, no tardes más de un día en consumirlo.

Para descongelar debes sacar el alimento del congelador y pasarlo a la parte más baja del refrigerador. Es bueno ponerlo sobre una charolita para que no gotee sobre otros alimentos. La descongelación debe ser gradual y sin cambios bruscos en la temperatura.

NUNCA descongeles a temperatura ambiente, bajo el sol o bajo el chorro de agua.

Puedes descongelar sumergiendo el producto en aga fría dentro de un envase hermético.

El tiempo de descongelación varía según la cantidad y el producto, te recomendamos que tomes el tiempo para que puedas programarla según tus necesidades.Verdades-y-Mentiras-sobre-los-alimentos-congelados

Curando barro

olla barroEs muy importante preservar prácticas de la cocina tradicional por muchas razones: enriquecer nuestro entorno cotidiano con actividades del pasado, preservar parte de la  historia familiar y de las técnicas que comprende la gastronomía mexicana.
Si bien es entrañable mantener vivas estas prácticas, también lo es el conocer el origen y sentido de ciertas prácticas para evitar que se diluyan en la memoria.
Hablemos hoy de “curar” las ollas de barro antes de usarse por primera vez.
Las ollas de barro que se utilizan para cocinar generalmente cuentan con algún acabado que les da su apariencia brillante y funciona como protección cuando se somete a altas temperaturas.
Hay varias formas de curar una olla de barro pero la que me parece menos complicada es la siguiente:
Hacer una mezcla ligeramente espesa con cal y agua y esparcirla sólo en la base de la olla, en la parte exterior. Una vez seca, ya se puede usar. El uso irá calcinando la capa de cal incrustada, lo que protege y prolonga la vida de la olla. Se puede volver a curar la olla cuando haya desaparecido parte de la placa.

Algunos tmbién frotan el interior de las ollas con dientes de ajo pero no es una práctica extendida, como sí lo es la de proteger por fuera la base de la olla.

Lavar las frutas sin químicos

blogdelchef limpiezaPrimero llena la tarja del fregadero. No es necesario hacerlo en su totalidad, calcula el agua suficiente para cubrir el volumen de frutas que quieres limpiar.
Después agrega 1 taza de vinagre blanco al agua y revuelve.
Ahora sumerge toda la fruta que vayas a limpiar y déjala reposando durante 10 minutos.
Al cabo de los 10 minutos el agua estará sucia y la fruta brillante sin necesidad de cera ni habrá película de mugre en ella.

Esta técnica también es inmejorable para las bayas (frambuesas, arándanos, moras, zarzamoras, fresas), sobre todo porque les permite conservar su forma. Y si lo haces con las fresas, te durarán más tiempo.

¿Qué te parece?

Totopochtli para botanear

Totopo proviene de “totopochtli”, palabra náhuatl que denomina la acción de tostar.
Se sabe que las culturas prehispánicas ya tostaban las tortillas en comales de barro, las dejaban ahí hasta que quedaran crocantes -no duras-. En aquel tiempo eran redondas; como los típicos totopos del Istmo de Tehuantepec, pero actualmente cuando escuchamos TOTOPOS, en la cabeza aparecen los triángulos de maíz que ocupamos para botanear o hacer chilaquiles.
¿Cómo se dio este cambio? Es uno de los deliciosos misterios de la gastronomía mexicana.
¡Pásenme el guacamole, por favor!Totopos Milpa Real

Escalfar jitomates

Primero debes lavar los jitomates en agua fría.
Pon en la lumbre una olla de pequeña a mediana con agua suficiente para cubrir de uno a tres jitomates. No tiene caso que la olla sea muy grande ni que pongas más de tres jitomates a la vez porque no deben permanecer mucho tiempo en el agua hirviendo.
También prepara un recipiente con agua fría y una cuchara ranurada.
En la base de los jitomates haz un par de pequeñas incisiones que formen una cruz.
Pon de uno a tres jitomates en la olla con agua hirviendo y cuenta un minuto.
Con la cuchara ranurada sácalos del agua hirviendo y pásalos por el agua fría otro minuto.
Después de eso será muy sencillo pelar los jitomates.

JST_7455